August Strindberg

Comedia onírica

Una de las obras dramáticas suecas más importantes del s. xx. Comedia onírica, es una de las grandes obras de Strindberg, de la que él mismo dijo que era «mi Drama más querido, hijo de mi más profundo dolor».

El autor ha intentado en esta comedia onírica, imitar la forma incoherente aunque aparentemente lógica de los sueños. Todo puede ocurrir, todo es posible y verosímil. Tiempo y espacio no existen: sobre una insignificante base de realidad, la imaginación hila y teje nuevos dibujos: mezcla de recuerdos, vivencias, puras invenciones, absurdos e improvisaciones.

Los personajes se escinden, se multiplican, se doblan, se desdoblan, se evaporan, se condensan, desaparecen, se reúnen. Pero sobre todos ellos, hay una conciencia, la del soñador; para él no hay secretos, inconsecuencias, ni escrúpulos ni ley. Él no condena, ni absuelve, simplemente narra, y como generalmente en los sueños hay más dolor que alegría, recorre la vacilante narración un aire de melancolía y de compasión con todo lo vivo. El sueño, el libertador, se comporta a menudo como verdugo, pero cuando más fuerte es la tortura, se presenta el despertar y reconcilia al sufriente con la realidad que, por muy siniestra que pueda ser, sin embargo, en ese instante, es un placer comparado con los dolorosos sueños
84 printed pages
Original publication
2020

Impressions

    Jimena Maraldashared an impression7 months ago
    👍Worth reading
    🔮Hidden Depths

Quotes

    Jimena Maraldahas quoted7 months ago
    No ves que esta gruta tiene forma de caracola? ¡Claro que lo ves! ¿No sabes que tu oreja tiene la forma de caracola? ¡Lo sabes, pero nunca has pensado en ello! (Coge una caracola de la playa.) ¿No te has llevado de niño una caracola a la oreja y has oído… el susurro de la sangre de tu corazón, el rumor de tus pensamientos en el cerebro, la rotura de miles de hilillos desgastados en los tejidos de tu cuerpo?… Si oyes todo eso en una pequeña caracola, ¡imagínate lo que se puede oír en esta tan enorme!…
    Jimena Maraldahas quoted7 months ago
    CARBONERO 1.— Y sin embargo somos nosotros los cimientos de la sociedad: si no les trajésemos carbón se apagaría la lumbre de la cocina, la chimenea del salón, se pararían las máquinas de las fábricas: se apagaría la luz de las calles, la de las tiendas, la de los hogares: la oscuridad y el frío se abatirían sobre ustedes, por eso sudamos como demonios para traerles el negro carbón… ¿Y qué nos dan ustedes a cambio
    Jimena Maraldahas quoted7 months ago
    LA HIJA.— ¿Por qué no hacen nada los hombres para mejorar su situación?…
    EL ABOGADO.— Lo intentan, sí, pero todos los reformadores terminan en la cárcel o en el manicomio…
    LA HIJA.— ¿Quién los mete en la cárcel?
    EL ABOGADO.— Los bienpensantes, todas las personas honradas…
    LA HIJA.— ¿Quién los mete en el manicomio?
    EL ABOGADO.— ¡Su propia desesperación al ver lo inútil de sus esfuerzos!
    LA HIJA.— ¿Y no se le ha ocurrido a nadie pensar que, por motivos desconocidos o secretos, las cosas están bien como están?
    EL ABOGADO.— ¡Sí, los que están en buena posición piensan siempre así!

On the bookshelves

    Nørdicalibros
    Nørdica
    • 249
    • 351
    Samara Toledo
    SAMARA
    • 128
    Carlos Alarcón
    Por leer
    • 123
    Cantic
    yo
    • 24
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)