Oscar Wilde

Teleny

Era éste, y no la Afrodita de Louys, según refieren testigos confiables, el libro de tapas amarillas que Wilde tomó consigo al ser conducido a la cárcel de Reding: posiblemente, a la vez como consuelo erótico, y como explicación simbólica de sus trágicos amores con el hijo de Lord Queensberry.

Las tempestuosas relaciones entre el rico heredero Camille des Grieux y el pianista René Teleny, podrían, en efecto, ser consideradas una suerte de transposición del “inconfesable” vínculo con Lord Alfred Oouglas, que llevó a Wilde a la cárcel. Pero son, sobre todo, la plasmación ti'pico-literaria de determinado aspecto oculto de la sociedad victoriana, que Wilde no podía ironizar en sus más celebradas obras, por su personal y flagrante inmediatez con los hechos.

Teleny, en este sentido, puede considerarse una especie de reverso o negativo de Donan Grey: todo cuanto en ésta aparece nimbado de reticente y maligna perversidad, se aclara en Teleny en forma de equívocos sociales, fundados en simples deseos carnales. Lo que evidentemente condenaba al secreto a la novela en exceso explícita, que hasta fechas recientes circuló sólo en ediciones privadas, de las que la primera, de 1893, es precisamente el libro de amarilla cubierta antes mencionado.

En cuanto a la autoría del mismo, son varias las hipótesis barajadas por los críticos y prologuistas de las diversas ediciones, todos coinciden en que la forma final se la dio el propio Wilde, aunque no es improbable que fueran varias las manos que participaran en su confección, o al menos en su elaboración temática. Lo que, en cualquier caso, no hace sino acentuar el carácter testimonial de la obra, a la que no pocos consideran un verdadero monumento arqueológico de la literatura “gay”.
193 printed pages
Original publication
2012
Publisher
Laertes

Impressions

    Veroshared an impression7 months ago
    👍Worth reading
    🔮Hidden Depths
    🚀Unputdownable

Quotes

    Judith Silvahas quoted4 years ago
    —Es preciso que usted sepa que no hay muchacha en el mundo que consiga llamar mi atención. Y que jamás podré amar a una mujer.
    Verohas quoted7 months ago
    —¡Déjeme! ¡Oh… déjeme! ¿Por qué no me ha dejado morir? El mundo me resulta odioso ¿Por qué debo arrastrar una vida que me repugna?

    —¿La vida le repugna? ¿Y por qué?

    Y con un tono suave y lento, comenzó a murmurar palabras mágicas en una lengua desconocida, palabras que fueron para mi alma como un bálsamo. Luego añadió:

    —La naturaleza nos ha hecho el uno para el otro. ¿Por qué oponerse a ella? No puedo encontrar la felicidad sino en su amor, no es sólo mi corazón sino mi alma misma la que le anhela.
    Verohas quoted7 months ago
    ¡Verdadera quintaesencia del amor eran aquellos besos! Lo mejor de nosotros, la parte esencial del ser de cada uno, ascendía hasta nuestros labios como los vapores de una embriagadora ambrosía.

On the bookshelves

    Alfredo A Vivius
    LGBTI
    • 152
    • 33
    Mónica Ortiz
    Decadentismo
    • 10
    • 1
    Salma S. Lara
    Oscar Wilde
    • 4
    • 1
    Mónica Ortiz
    Pendiente
    • 24
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)