Liliana Blum

    Sandra Arcos Reyeshas quotedlast year
    Era más que admiración lo que buscabas, en tu anodino corazón lo que deseabas era afecto, apenas que te quisieran. Pero quién iba a quererte, Magdalena. Ni tú te querías a veces. Se decía que odiabas a las mujeres, pero no era cierto, sólo despreciabas la belleza. Ése era un truco de la niñez, con el que tendías un manto de desdén sobre aquello en lo que no eras buena
    Luis F. Guzmánhas quoted3 months ago
    El matrimonio se convierte en un fin en sí mismo. Cumplir con las expectativas de la copulación socialmente aceptada y los hijos concebidos con una estampa legal. Patético.
    Grishas quotedlast year
    para arreglar la cebolleta. El hombre de tu vida, el que puede romper tu corazón o hacerte feliz, te ignora si lloras, pero se ocupa por arreglar la tubería de tu casa, pensó Daniela
    Amy Hernándezhas quotedlast year
    Si alguien te dice la verdad a la primera es porque no te tiene miedo, porque sabe que la única persona que tendría que estar aterrada eres tú.
    a n d r e ahas quotedlast year
    Pero eso sí: la culpa había sido de Lucía y sus kilos de más por el embarazo; sus estrías y la grasa extra en su cuerpo habían provocado que César le fuera infiel. Como si las gallinas fueran responsables de que las degollaran por tener plumas. Era estúpido. No tenía lógica. Y sin embargo, esa había sido su excusa.
    Elyn Moraleshas quotedlast year
    Era una especie de refugio o de tregua; el pasado sólo existía cuando se le ponía enfrente,
    Francisco Larrea Fonsecahas quotedlast year
    Conformaban un grupo especial. Eran las que se convertían en ideas que sobrevolaban en círculos dentro de su cabeza. Ninguna otra ocupación por importante que pareciera podía distraerlo de niñas así. No eran comunes. Tampoco
    Francisco Larrea Fonsecahas quotedlast year
    Conformaban un grupo especial. Eran las que se convertían en ideas que sobrevolaban en círculos dentro de su cabeza. Ninguna otra ocupación por importante que pareciera podía distraerlo de niñas así. No eran comunes. Tampoco el equivalente a la aguja en el pajar. Más bien esporádicas. Improbables. Magnéticas. Tréboles de cuatro hojas. Aquellas que poseían la capacidad de transformarse en una fantasía recurrente que no se limitaba a las horas de sueño. Una fantasía de tiempo completo, un delirio.

    Ella.
    VaniaMelivethhas quoted2 years ago
    Yo te pregunto: ¿qué harías si pudieras borrar un mal recuerdo de tu mente y conservar al mismo tiempo todo lo que es hermoso en tu vida? ¿No moverías cielo, mar y tierra para tener eso?
    Aarón Ávilahas quoted10 months ago
    Tal vez la maternidad la convierte a una en más estúpida
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)