Rosario Castellanos

Oficio de tinieblas

    mafergomezamorahas quoted2 months ago
    Catalina deja su infancia como se deja un jacal maltrecho que no nos defiende de la intemperie: sin nostalgia.
    mafergomezamorahas quoted2 months ago
    Pronunciar este nombre es masticar una raíz amarga.
    Alma Calixtohas quoted2 months ago
    entonces Catalina palpó sus caderas baldías, maldijo la ligereza de su paso y, volviéndose repentinamente para mirar tras de sí, encontró que su paso no había dejado huella. Y se angustió pensando que así pasaría su nombre sobre la memoria de su pueblo. Y desde entonces ya no pudo sosegar.
    Consultó con los mayores; entregó su pulso a la oreja de los adivinos. Interrogaron las vueltas de su sangre, indagaron hechos, hicieron invocaciones. ¿Dónde se torció tu camino, Catalina? ¿Dónde te descarriaste? ¿Dónde se espantó tu espíritu? Catalina sudaba, recibiendo íntegramente el sahumerio de hierbas milagrosas. No supo responder. Y su luna no se volvió blanca como la de las mujeres que conciben, sino que se tiñó de rojo como la luna de las solteras y de las viudas. Como la luna de las hembras de placer.
    Alma Calixtohas quoted2 months ago
    Materia sin virtud que la piedad olvida y el olvido desdeña. Oído duro, pecho indiferente, mano cerrada.
    Alma Calixtohas quoted2 months ago
    Sus ojos iban del mar donde se agita el pez a la montaña donde duerme la nieve.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    tigo cayendo sobre la espalda sumisa. Siempre el cuchillo cercenando el ademán de insurrección.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    No existe ni antes ni hoy. Es siempre. Siempre la derrota y la persecución. Siempre el amo que no se aplaca con la obediencia más abyecta ni con la humildad más servil. Siempre el lá
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    No pienses más, chamulita, y camina. La soledad no es buena consejera. Júntate con un compañero y otro y otro más. No preguntes nada. Porque podría resquebrajarse el cimiento en que te edificaste y te podrías derrumbar.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    Uno se aplicaba en descuartizar, con cuidado, con minuciosidad, un cadáver. Quería encontrar algo que no fuera semejante ni a la carroña de los animales ni a los despojos del indio. Eso, que permite a los ladinos mandar. Como no lo hallaba, movía la cabeza insatisfecho, dudoso. Abandonó ese cadáver inútil para buscar otro.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    Ahora nosotros también tenemos un Cristo. No ha nacido en vano ni ha agonizado ni ha muerto en vano. Su nacimiento, su agonía y su muerte sirven para nivelar al tzotzil, al chamula, al indio, con el ladino. Por eso, si el ladino nos amenaza tenemos que hacerle frente y no huir. Si nos persigue hay que darle la cara
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    ¿Quién es este extraño que ella ha entregado como complemento natural a la Cruz? El bastardo de un caxlán de Jobel; la deshonra de una muchacha de su raza; la vergüenza oculta de Lorenzo; el reproche de su marido, su propia llaga.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    eden el don que ha de hacerlos semejantes, en fuerza, en mando, a los caxlanes. Derramarán la sangre de un inocente y los que la beban han de levantarse llenos de ímpetu. Cristo tenían de más los otros. Cristo también tendrán ahora ellos.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    Catalina es un árbol sacudido, un cofre saqueado. Ya no tiene nada que dar. Y el silencio persiste. Nada que dar. Porque lo último que posee lo defiende y su desnudez no es perfecta como la de la Cruz.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    El silencio es la boca hambrienta del abismo. Hay que aplacarla arrojando a su fondo lo que ha de saciar su hambre: una víctima.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    Ah, cómo se conocía, cuánto tiempo se había soportado. Mujer sin hijos. La nuez que no se rompe para dar paso, crecimiento y plenitud a la semilla. La piedra, inmóvil, fea, con la que se topa el caminante. El puño que aprisiona el pájaro y estrangula sus últimos estertores.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    Los principales se cruzaron de brazos. ¿Dónde está la fuerza? ¿En las armas, en los cañones? No, dentro de este cuerpo, que ha bebido el agua de los manantiales sagrados. En esta cabeza donde penetran las emanaciones del pom. En estas manos que sostienen las andas de los santos, que riegan la juncia de las festividades, que ensartan las guirnaldas de flores.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    Dinero. Porque el señor emprende negocios arriesgados y la ganancia es a largo plazo. Dinero. Porque el señor apuesta en el palenque de gallos, en la mesa de juego del casino. Dinero. Porque el señor mantiene a sus queridas y a sus bastardos. Dinero, dinero, dinero, es la letanía de la señora. Porque la vida cuesta cada vez más y es necesario mantener las apariencias y no sabe qué hacer con tantos ajigolones.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    Los ricos se reunían, estrechaban sus vínculos sociales, hacían del peligro un motivo de esparcimiento. Y la menesterosa se quedaba fuera con el portón bruscamente cerrado ante su cara.
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    Es una ilol. Ni los mismos ladinos pudieron dominarla. Estaba en la cárcel y de repente ninguno de los guardianes pudo mantener cerradas las puertas. Y nuestra comadre Catalina y las otras mujeres que estaban presas salieron volando hasta su paraje. ¿Y así te la querías echar de enemiga? Tiene mucha fuerza de ilol
    Mariana Nomáshas quoted3 months ago
    la paulatina recuperación de las potencias; la mirada que descubre, poco a poco, un alrededor de caras maravilladas, de manos prontas, de oídos dóciles. Otra vez, entre su pueblo y ella, no había desgarradura. Catalina lo volvía a tomar de la mano, como a un niño, para conducirlo.
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)