es
Howard Philips Lovecraft

El color que cayó del espacio

Notify me when the book’s added
To read this book, upload an EPUB or FB2 file to Bookmate. How do I upload a book?
    i. 🌤️has quoted8 months ago
    Solo era un color caído del espacio, un escalofriante mensajero venido de nebulosos reinos del infinito cuya existencia traspasa la naturaleza tal y como la conocemos; reinos cuya mera existencia nos aturde y nubla nuestra razón al desvelarnos oscuros abismos del más allá que se abren ante nuestros enajenados ojos.
    i. 🌤️has quoted8 months ago
    Algo terrible llegó a las montañas y valles en ese meteorito y algo terrible, aunque no sé en qué medida, todavía permanece ahí.
    i. 🌤️has quoted8 months ago
    No era lógico, era contrario a la naturaleza, y recordó las últimas y horribles palabras pronunciadas por su acongojado amigo: «Vino de un sitio donde las cosas no son como aquí…, uno de los profesores lo dijo».
    Iván Solíshas quoted10 months ago
    No me gustaría recordarlo como esa monstruosidad gris, retorcida y quebradiza que se obstina una y otra vez en alterar mi sueño.
    Iván Solíshas quoted10 months ago
    sabes que algo viene, pero no sirve de nada…, lo he visto cien veces desde que se llevó al Zenas… ¿y la Nabby, Ammi?…
    Iván Solíshas quoted10 months ago
    Eso, y el Mervin, y el Zenas…, todo lo que estuviera vivo…, chupando la vida de todo…, en aquella roca…, ha debido venir en aquella roca que lo envenenó todo…, no sé qué quiere…, esa cosa redonda que los hombres de la universidad arrancaron de la roca…, la hicieron migas…, tenía el mismo color…, exactamente igual…, igualito que las flores y las plantas…, ha debido haber más…, semillas…, semillas…, crecieron…, lo he visto esta semana la primera vez…
    Iván Solíshas quotedlast year
    Dios santo! ¿En qué mundo de pesadilla se había metido? No se atrevió a avanzar ni a retroceder, sino que se quedó temblando ante el negro recodo del hueco de la escalera. Cada detalle de la escena se grabó a fuego en su cerebro. Los sonidos, la sensación de suspense, la oscuridad, la inclinación del escalón estrecho y —¡Dios nos asista!— la luminosidad suave pero inconfundible de toda la madera a la vista: escalones, paneles, listones y vigas por igual
    Iván Solíshas quotedlast year
    Había algo de estólida resignación en ellos, como si estuvieran adentrándose ya en otro mundo, entre hileras de guardianes sin nombre, hacia una condena conocida y cierta
    Iván Solíshas quotedlast year
    Nahum aceptó la delirante idea de que su mujer irradiaba cierta luminiscencia en la oscuridad, al igual que la vegetación de los alrededores.
    Iván Solíshas quotedlast year
    Le estaban arrebatando algo, la estaban drenando, algo la atenazaba que no debía estar ahí…, alguien tenía que echarlo fuera de una vez por todas; nada se estaba quieto por la noche; las paredes y las ventanas se movían
    Iván Solíshas quotedlast year
    Una débil pero clara luminosidad parecía rezumar de la vegetación —tanto de la hierba y las hojas como de las flores— mientras que, al mismo tiempo, un fragmento de aquella fosforescencia daba la impresión de agitarse furtivamente en el terreno junto al granero
    Iván Solíshas quotedlast year
    A estas alturas, estaba preparado para cualquier cosa, habiéndose acostumbrado a la sensación de tener algo junto a él a la espera de hacerse oír.
    Iván Solíshas quotedlast year
    El mes de abril propagó una especie de locura entre las gentes del campo, y el camino que pasaba junto a la casa de Nahum empezó entonces a caer en desuso, hasta llegar, en última instancia, a su abandono.
    Iván Solíshas quotedlast year
    Nahum había cometido el error de hablarle a un impasible hombre de ciudad de la forma en que las imponentes, desmedidas mariposas
    Iván Solíshas quotedlast year
    En lo que a chismorreos disparatados se refiere, los hombres serios nada pueden hacer, pues al fin y al cabo las gentes supersticiosas del campo dirán y creerán cualquier cosa; y así fue como el desdén mantuvo alejados a los catedráticos a lo largo de los días extraños
    Iván Solíshas quotedlast year
    Los demás miembros de la familia también parecían apesadumbrados y fueron espaciando sus visitas a la iglesia y su asistencia a otros actos sociales de la comunidad
    Iván Solíshas quotedlast year
    había vegetación alguna en aquella vasta extensión; solo un polvo fino y gris, como ceniza, que ningún viento parecía llevarse nunca. Los árboles cercanos tenían un aspecto enfermo y raquítico, y había muchos troncos muertos, en pie o caídos, pudriéndose en las lindes
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)