es
Luis Felipe Fabre

Declaración de las canciones oscuras

Notify me when the book’s added
To read this book, upload an EPUB or FB2 file to Bookmate. How do I upload a book?
Agosto de 1592. Un alguacil y dos ayudantes llegan al monasterio de Úbeda para exhumar los restos mortales de Juan de Yepes –el célebre místico y poeta español que pasará a la posteridad como San Juan de la Cruz— y llevarlos a Segovia, donde recibirán sepultura definitiva. En el momento de retirar la losa que protege los despojos del finado, descubren el cadáver incorrupto del carmelita, del que emana un olor indescriptible, que para algunos es el «perfume de la santidad», «el fantasma de una flor»: en todo caso, un milagro que inflamará la devoción y el afán por conseguir reliquias del fraile y que marcará el inicio del sinuoso y onírico periplo de nuestros protagonistas, lleno de aventuras y extravíos, por la noche oscura del alma y de la meseta española, camino en el que, jornada a jornada, el cuerpo del religioso irá menguando paulatinamente, esquilmado, desmembrado por la veneración de los fieles con los que se cruzan, invadidos por un extraño y voluptuoso furor, tan parecido a la lujuria de la carne.

Declaración de las canciones oscuras es una novela llena de sensualidad y picaresca, un bellísimo texto que, a la par que homenajea la poesía de San Juan de la Cruz, propone una serie de reflexiones atemporales sobre el cuerpo y el alma, sobre lo sagrado y lo profano, sobre el éxtasis espiritual y carnal.
This book is currently unavailable
133 printed pages
Original publication
2021

Impressions

    Ingrid Garcíashared an impression11 days ago
    👍Worth reading

    antonio hernandez alvarezshared an impression5 months ago
    👍Worth reading

Quotes

    Kas DIHhas quoted14 days ago
    Quisiera estar ciego para dejar de ver esta oscuridad espeluznante
    Ingrid Garcíahas quoted11 days ago
    Tales versos terminó llorando doña Ana, y temblaba y ardía, pues ya muy tarde percatábase que no habría satisfacción a su deseo. Su cumplimiento más la hería y aun cumplido más quería. Qué insalvable distancia le pareció, aun llevándolos clavados en el corazón, la que iba de los versos del fraile al fraile. Allí estaba, en su casa, frente a ella, el cuerpo tan ansiado y más le llagaba ahora que estando ausente. Arder en los huesos de fray Juan deseaba, hervir en sus médulas, agotarse en sus tuétanos, degradarse en la hez de su ceniza, evaporar su incienso hasta disiparse ella misma en el último humo de su aroma, consumirse consumiéndolo, pues tal es la voraz naturaleza del fuego. Pero temió que incluso extinguiéndose ella misma su deseo persistiera
    Ingrid Garcíahas quoted11 days ago
    Aunque imperceptible a ordinarios ojos, un artista hubiera podido reconocer a Amor en ese niño desnudo, regordete y alado que suspendido sobre el cuerpo de fray Juan lanzaba sus llameantes flechas y así lo habría dibujado. Es cosa maravillosa que, como el amor nunca está ocioso, sino en continuo movimiento, como la llama, está echando siempre llamaradas acá y allá; y el amor, cuyo oficio es herir para enamorar y deleitar, como en la tal alma está en viva llama, estále arrojando sus heridas como llamaradas ternísimas de delicado amor, apuntó fray Juan al declarar aquellos versos suyos que iba diciendo o implorando doña Ana y que no eran otros sino las mismas encendidas flechas que Amor disparaba

On the bookshelves

    Sexto Piso
    Sexto Piso
    • 101
    • 485
    Carlos Vasquez
    Libros por leer
    • 925
    • 14
    Nicté Toxqui
    Narrar 💣
    • 136
    • 7
    Paty de la Torre
    Lecturas 2021
    • 162
    • 1
    Diana R. Girón
    D
    • 77
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)