Vincent Van Gogh

Van Gogh

La vida y obra de Vincent van Gogh están tan entremezcladas que es prácticamente imposible observar una sin pensar en la otra. Van Gogh se ha convertido en la encarnación del sufrimiento, en el mártir incomprendido del arte moderno, el emblema del artista como alguien ajeno. En 1890 se publicó un artículo que daba detalles acerca de la enfermedad de van Gogh. Su autor consideraba que el pintor era “un genio demente y terrible, con frecuencia sublime, en ocasiones grotesco, siempre al borde de lo patológico”. Se sabe muy poco de la niñez de Vincent. A la edad de once años, tuvo que abandonar “el nido humano”, como lo llamaba él mismo, para ir a vivir a una serie de escuelas con internado. Su primer retrato nos muestra a van Gogh como un joven serio de diecinueve años. Para entonces ya llevaba tres años trabajando en La Haya y posteriormente trabajó también en Londres, en la galería Goupil & Co. En 1874, su amor por Ursula Loyer terminó en desastre y un año después, fue transferido a París en contra de su voluntad. Después de una discusión particularmente acalorada durante las vacaciones navideñas, en 1881, su padre, que era pastor, ordenó a Vincent que se marchara. Con esta ruptura final, decidió dejar de lado su apellido y comenzó a firmar sus lienzos simplemente con “Vincent”. Se marchó a París y jamás volvió a Holanda. En París conoció a Paul Gauguin, cuyas pinturas admiraba mucho. De 1886 a 1888, el autorretrato fue el principal tema de la obra de Vincent. En febrero de 1888, Vincent dejó París; se marchó para Arles y trató de convencer a Gauguin de que hiciera lo mismo. Los meses durante los cuales esperó que llegara Gauguin fueron los más productivos de la vida de van Gogh. Quería mostrarle a su amigo tantos cuadros como le fuera posible y decorar la Casa Amarilla. Sin embargo, Gauguin no compartía sus puntos de vista artísticos y finalmente volvió a París. El 7 de enero de 1889, catorce días después de su famosa auto mutilación, Vincent dejó el hospital donde convalecía. Aunque esperaba recuperarse y olvidar su locura, de hecho volvió al hospital dos veces más ese mismo año. Durante su última estancia en el hospital, Vincent pintó paisajes en los que recreó el mundo de su niñez. Se dice que Vincent van Gogh se disparó en un costado, mientras estaba en el campo, pero decidió volver a la posada y acostarse a dormir. El dueño de la casa le informó al Dr. Gachet y a su hermano Theo, quien describió los últimos momentos de su vida, que se extinguió el 29 de julio de 1890: “Tenía ganas de morir. Mientras estaba sentado a su lado, prometiéndole que trataríamos de curarlo […], él me respondió, ‘La tristesse durera toujours’ (La tristeza durará para siempre)”.
292 printed pages
Original publication
2006

Impressions

    Ana E Borrutshared an impression6 months ago
    💧Soppy

    Un hombre atribulado y fantástico, con una visión esquizofrenica de la vida, poco se habla aquí; sin embargo, las pinturas son sin lugar a dudas divinas, sin excepciones... Al final decidió ponerle fin a la tormenta.

    Lilián Carrascoshared an impression5 months ago
    👍Worth reading
    💡Learnt A Lot

    Anna Laura Castilloshared an impression5 years ago
    👍Worth reading
    💡Learnt A Lot
    🎯Worthwhile

Quotes

    Lina Cehas quoted5 years ago
    “No es el lenguaje de los pintores sino el lenguaje de la naturaleza lo que deberíamos escuchar, el sentimiento por las cosas mismas, pues la realidad es más importante que la emoción por las pinturas”.

    Vincent van Gogh
    Lilián Carrascohas quoted5 months ago
    Como a través de un espejo, por una oscura razón –ha permanecido”
    Ana E Borruthas quoted6 months ago
    “No es el lenguaje de los pintores sino el lenguaje de la naturaleza lo que deberíamos escuchar, el sentimiento por las cosas mismas, pues la realidad es más importante que la emoción por las pinturas”.

On the bookshelves

fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)