Yael Weiss

    Mauricio Coronelhas quoted7 months ago
    . “Así que esto es la madurez”, se repetía Amanda con asombro, “ya no esperar la mirada de los otros, sino ver por una misma”
    Daniela Trejo Pérezhas quotedlast year
    Al final los niños te conquistan, tú lo sabes, te amarran al mundo, quizá por ese egoísmo con que se acaban la miel, por esa falta de titubeo en estar vivos.
    Josué Osbournehas quotedlast year
    Revisito la idea de la literatura como resistencia. Me parece que ahora la literatura es refugio, posibilidad y certezas. Todo esto ya había pasado en nuestras lecturas pobladas de plagas y pestes. Por eso tengo un espacio sólo mío que me proporcionan los libros leídos, sé vivir en un bestiario. Converso con Úrsula Iguarán y con La tres-veces-rubia y les pregunto cómo mantuvieron sus rutinas y su calma. Ellas me lo cuentan.

    7
    German Romohas quoted7 months ago
    Al mando de sus movimientos estaba un ser más primitivo, por lo general agazapado al fondo de su persona, pero siempre listo para resurgir y tomar el control.
    Aura Pérez Estradahas quoted2 years ago
    Eran marcas de vida
    Nat Morenohas quoted2 years ago
    Suena mal, pero a mí los turistas me caían bien pues traían consigo una buena dosis de frescura, como si de su piel se desprendieran partículas de un aire más vívido y oxigenado. Paraban sin falta en la panadería Karamazov, la del padre de Fédor, para llevarse algún panecito típico, ya sea el Tolstoi con pasta de almendra —cuyo gran secreto era la gotita de vodka—, el Stendhal o un cuernito literario de la suerte.
    Nat Morenohas quoted2 years ago
    aún los veo, en el cine privado de mi memoria
    Nat Morenohas quoted2 years ago
    Me leyó un poema de Maiakovski. Al terminar me pidió que pasáramos a la acción. Cuando le dije que sí, me recompensó con un beso apasionado, hirviente y completamente novedoso para mí.
    Nat Morenohas quoted2 years ago
    Las palabras sí podían cambiar al mundo, le explicó, pero había que amaestrarlas primero.
    Nat Morenohas quoted2 years ago
    Ahí, por las noches, después de leerme a la luz de una lámpara de minero sus pasajes favoritos de escritores hasta entonces completamente desconocidos para mí, como Bakunin, Kropotkin, Proudhon, Saint-Simon, los hermanos Flores Magón y un tipo deslumbrante que se llamaba Prosper Enfantin, Fédor me besaba con su boca de altas temperaturas y luego exploraba con sus dedos y su lengua partes nuevas de mi cuerpo. Antes siquiera de pensarlo, nos hicimos hombre y mujer. Empecé a tener miedo de embarazarme, aunque esa idea también me provocaba una ligera embriaguez.
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)