es
Books
Henry David Thoreau

Un yanqui en Canadá

Henry David Thoreau realizó un viaje a Canadá del 25 de septiembre al 2 de octubre de 1850. Su relato sobre este viaje apareció publicado inicialmente por entregas en 1853 en la revista Putnam's Monthly bajo el título Una excursión a Canadá, y en 1866 fue recogido en un libro titulado A Yankee in Canada, with Anti-Slavery and Reform Papers.

«Me temo que no tengo gran cosa que decir sobre Canadá, ya que no he visto mucho; lo que sí conseguí al visitar este país fue coger un resfriado. Salí de Concord, en Massachusetts, el miércoles 25 de septiembre de 1850 por la mañana en dirección a Quebec. El billete de ida y vuelta tenía un precio de siete dólares; la distancia desde Boston era de ochocientos veinte kilómetros; me veía obligado además, a la vuelta, a dejar Montreal en una fecha temprana, el viernes 4 de octubre, o en un período de diez días desde mi salida. No me detendré a relatarle al lector los nombres de mis compañeros de viaje; se decía que había mil quinientos. Yo sólo quería llegar a Canadá y poder dar un buen paseo por allí igual que caminaría una tarde en los bosques de Concord…».
117 printed pages
Original publication
2013
Publisher
Baile del Sol

Impressions

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    How did you like the book?

    Sign in or Register

Quotes

    Verónica Noyolahas quoted2 years ago
    Sugerían que alguna vida humana sencilla y quizá heroica podría haber transcurrido aquí. Toda la poesía del mundo cabe en un nombre.
    Verónica Noyolahas quoted2 years ago
    Es como si un buey se hubiese colado en una iglesia y estuviese tratando de reflexionar sobre su propio ser. Sin embargo, son capaces de gran reverencia; pero nosotros, los yanquis, somos un pueblo en el que este sentimiento prácticamente se ha extinguido, y a este respecto no podemos reflexionar sobre nuestro propio ser más que si fuésemos bueyes
    Verónica Noyolahas quoted2 years ago
    Pronto descubrimos la ciudad de Montreal, con sus tejados de cinc destellando en la lejanía. Sus reflejos caían sobre los ojos como el estruendo de unos timbales en la oreja. Era especialmente visible la iglesia de Notre Dame, y más adelante, también el edificio del mercado de Bonsecours, ocupando una posición dominante en el muelle, detrás de las embarcaciones.
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)