es
Bernardo Esquinca

El señor Ligotti

Notify me when the book’s added
To read this book, upload an EPUB or FB2 file to Bookmate. How do I upload a book?
    mrshazanhas quoted4 months ago
    algún momento de la noche se le acercó Clemente, un autor de novelas policiacas que conocía desde hacía muchos años y con el que tenía la clase de amistad que suele desarrollarse entre escritores: poco honesta, convenenciera, basada más en chismorreos que en un genuino interés en el trabajo del otro.
    Josué Osbournehas quoted7 months ago
    Una semana después, Esteban se sintió recuperado. Pensó en su comportamiento de los días anteriores, en el miedo irracional que el viejo le había despertado. Ahora sabía qué hacer. Lo enfrentaría. Pondría un alto a la situación. Si era necesario, le gritaría sus verdades. No era más que un tipo senil, acabado, patético. En el trayecto de regreso su confianza aumentó. El final del problema se aproximaba, la solución estaba en sus manos.
    Daniel Chazarihas quoted7 months ago
    El talento no es cuestión de suerte. Sólo se trata de recibir el empujón adecuado.
    Eduardo Limahas quoted9 months ago
    La escritura es como un músculo y, si no se utiliza, el lenguaje se atrofia.
    Antonelahas quoted10 months ago
    –Podría escribir una novela. Le ayudaría. ¿No es eso lo que ustedes los escritores hacen todo el tiempo? Exorcizar sus traumas a través de la literatura…
    Antonelahas quoted10 months ago
    El señor Ligotti no era un espectro. Era algo peor: un demente peligroso.
    Antonelahas quoted10 months ago
    Es el problema de no escribir. La escritura es como un músculo y, si no se utiliza, el lenguaje se atrofia. Te urge volver al teclado. Es más, te vendría bien escribir a mano: así se piensan mejor las frases.
    Antonelahas quoted10 months ago
    Así eran los solitarios: no tenían conciencia del tiempo de los demás.
    Antonelahas quoted10 months ago
    Clemente, un autor de novelas policiacas que conocía desde hacía muchos años y con el que tenía la clase de amistad que suele desarrollarse entre escritores: poco honesta, convenenciera, basada más en chismorreos que en un genuino interés en el trabajo del otro.
    Martín Eduardo Martínezhas quotedlast year
    le acercó Clemente, un autor de novelas policiacas que conocía desde hacía muchos años y con el que tenía la clase de amistad que suele desarrollarse entre escritores: poco honesta, convenenciera, basada más en chismorreos que en un genuino interés en el trabajo del otro.
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)