es
Asako Hiruta

La insólita pasión del vendedor de lencería

Notify me when the book’s added
To read this book, upload an EPUB or FB2 file to Bookmate. How do I upload a book?
    Alejandra Carrillohas quoted2 years ago
    —No he vuelto a salir con nadie desde que rompimos. Me quedé encallada en aquel momento y sospecho que aún lo estaré bastante tiempo. No dejo de imaginarme cómo sería mi vida si no nos hubiéramos separado y me temo que seguiré haciéndolo aunque encuentre otro hombre, aunque me case y aunque me metan en un ataúd y me incineren.
    Alejandra Carrillohas quoted2 years ago
    —Lo suponía. El cuerpo nunca miente.
    —Eso dicen todos los pervertidos.
    Alejandra Carrillohas quoted2 years ago
    Para estar echa un asco, todavía tenía buenos reflejos.
    Liliana M.has quoted3 years ago
    «La próxima vez que tenga algún problema o alguna duda, llévese la mano al corazón y piense con calma. Su pecho y su sujetador siempre tendrán una respuesta
    Liliana M.has quoted3 years ago
    Satsuko sabía que había gente a la que le hacía inmensamente feliz complacer a los demás, pero también sabía que ese no era su caso.
    Liliana M.has quoted3 years ago
    Las personas cambiamos de forma de ser según con quién nos encontramos en cada momento. A veces lo hacemos de manera consciente y a veces sin darnos cuenta, pero es un hecho innegable. Tratamos de parecer más altos, más bajos, más solícitos, más dignos o simplemente intentamos agradar a nuestro interlocutor. Por eso, nuestro «verdadero yo» solo existe cuando estamos solos, ya que el contacto con otro ser humano nos transforma de inmediato.
    Liliana M.has quoted3 years ago
    la luna cambia a diario, poco a poco, de forma casi imperceptible, pero nunca es la misma. Igual que nosotros.
    Liliana M.has quoted3 years ago
    he aprendido que todas mis arrugas e imperfecciones no han hecho sino aportarme carácter y un encanto diferente del que carecía cuando era más joven. He pasado malas épocas y vivido experiencias que creo que no debería haber vivido, pero me guste o no son lo que me han convertido en la persona que soy y por fin creo que en este momento puedo estar en paz conmigo misma.
    A partir de ahora me gustaría vivir considerando que estoy siempre en mi mejor momento.
    Liliana M.has quoted3 years ago
    La historia del sujetador es también la historia de los conflictos femeninos. Empezó a usarse después de la Primera Guerra Mundial, como un símbolo de liberación de la mujer frente al corsé. Por aquel entonces su función era aplastar el pecho, pero con el tiempo fue cambiando y al llegar a la década de los cincuenta de lo que se trataba es de que diera todo el volumen posible, hasta que a finales de los años sesenta pasó de ser un símbolo de liberación a uno de opresión, cuando las militantes del movimiento feminista empezaron a quemarlos a modo de protesta
    Liliana M.has quoted3 years ago
    ser femenina no significa necesariamente llevar el pelo largo, vestir de color rosa y tener una figura esbelta y proporcionada.
    Liliana M.has quoted3 years ago
    Estoy harta de tanto machista de manual; seguro que si hubiéramos sido hombres no se habría puesto a gritarnos así. Pero ¿sabes qué te digo? Que me consuela la idea de que a esa vieja generación no le quede demasiado tiempo sobre la Tierra —comentó Satsuko con tono burlón al salir de la destilería.
    Liliana M.has quoted3 years ago
    ella solo se preocupaba de sí misma. Lo peor era que ni siquiera eso lo había hecho bien, teniendo en cuenta que se había pasado años usando una talla de sujetador que no le correspondía, aunque estuviera completamente convencida de que sí
    Liliana M.has quoted3 years ago
    Solo tenía que aguantar un poco más, y sería libre. De camino a casa, pasaría por el supermercado a comprarse pasteles, patatas y chocolate para atiborrarse como una perra hambrienta mientras veía uno de los dramas más tristes de su colección de DVD y así tener una excusa para llorar con ganas. Después olvidaría aquel fatídico día.
    Liliana M.has quoted3 years ago
    Satsuko no tenía la menor intención de competir con ellas en su propio terreno. Sabía que no podía ser una rival contra la frescura y el encanto de la juventud. Lo que ella necesitaba era un look elegante y chic que reflejara su personalidad e independencia de mujer treintañera trabajadora
    Liliana M.has quoted3 years ago
    Cogió el bolígrafo y marcó la casilla que confirmaba su asistencia a la boda. No asistir habría sido como declarar públicamente ante Naosuke y todos sus conocidos comunes que tenía el corazón roto y todavía no había superado su ruptura. Lo último que le apetecía era convertirse en objeto de la compasión de los demás
    Liliana M.has quoted3 years ago
    —He estado pensando en muchas cosas desde que me compré el sujetador. En las facetas de la gente que no se perciben a primera vista y en lo autocomplaciente que he sido hasta ahora. Hacía las cosas a medias porque creía que nadie se daría cuenta, pero resulta que hay gente que se fija en esos detalles. Estoy muy arrepentida.
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)