es
Mari Jungstedt

Un juego peligroso

Notify me when the book’s added
To read this book, upload an EPUB or FB2 file to Bookmate. How do I upload a book?
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    una orden de registro y entró en el piso.
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    aunque la Policía sospecha que se trata de un asesinato. Se está llevando a cabo una inspección técnica del lugar del crimen. De momento, no hay ningún detenido.
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    . La habitación de invitados se encontraba en la planta superior, con vistas a los blancos prados y labrantíos de invierno. Algunas ovejas, protegidas bajo una gruesa capa de lana, miraban desde la verja. Empezaba a nevar. Se sentó en la cama y pudo comprobar que era la hora de darles de comer
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    miró el reloj. Los minutos se arrastraban. Había llegado demasiado pronto
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    no puede comprender que se preocupe tanto por ella. Ha comenzado a pensar en el futuro. Primero se pondrá bien tan pronto como sea posible
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    café y lo acompañan con unas galletas. Resulta agradable estar allí sentada, con él en la cocina y ver el hospital. Encontrarse al otro lado. En el lado sano
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    Entran en un edificio pintado de azul. El portal huele algo áspero. El ascensor es moderno y se traga la silla de ruedas sin problema. Suben al quinto piso.
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    le resultaba algo difícil esa vida de club y asociaciones, aun cuando era plenamente consciente de que cumplían una función muy importante para mucha gente. Claro que las congregaciones estaban bien, pero él no conseguía eludir esa pequeña sensación de sectarismo. Había algo de exclusión en aquella existencia agradable y alegre
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    el fotógrafo contaba con tres asistentes que corrían de un sitio a otro realizando ajustes, midiendo la luz y colocando pantallas fotográficas. La maquilladora y el estilista, que vigilaban todo con ojos de halcón, se acercaban constantemente a la modelo entre toma y toma, y la arreglaban, empolvaban y recolocaban
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    se veía a la perfección lo estrechos que eran los callejones de Gamla Stan, que se extendían hacia abajo, como los tentáculos de un pulpo, desde la céntrica Stortorget
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    Comenzó a preguntarse si ella no era objeto de un complot. ¿Cómo era posible que la hubieran drogado precisamente esa noche, cuando nunca antes le había pasado, a pesar de haber salido tanto?
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    se encontraba en el gran edificio de la televisión en Gärdet
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    Que localicemos la publicación no tiene por qué significar algo para la investigación.
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    durante las últimas horas, habían empezado a correr todo tipo de especulaciones por la Brigada de Homicidios; todos
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    Me necesita… Entiendo que es muy difícil para ti que no tienes hijos pero…
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    presente en la habitación, en la cama en la que había dormido, en la mesa a la que se había sentado a hacer sus deberes, en la televisión, colgada de la pared, de la que tan orgulloso se sentía al haberla comprado con el dinero ahorrado trabajando en ICA Maxi, donde hacía algunas horas por las tardes y los fines de semana.
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    Aquel domingo, cuando decidieron empacar las cosas de Martin, se encontraban sentados en su habitación del piso de arriba mientras la lluvia repiqueteaba sobre el tejado.
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    No puede regresar a ese tiempo, aunque sí se puede arrebujar en su viejo edredón y fingir un rato.
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    , no es extraño que recibamos cartas amenazadoras. En principio, puede tratarse de cualquier cosa.
    Marta Rimoldihas quotedlast year
    La revista no podía ser demasiado juvenil y las modelos no podían estar demasiado delgadas. Sin embargo, siempre procuraban contar con las caras más reclamadas de la temporada
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)